LAS PRÁCTICAS SOCIALMENTE RESPONSABLES DE LA UNIVERSIDAD ESAN

Patricia Gallo es Coordinadora del área de Responsabilidad Social Universitaria de la Universidad ESAN y entre sus especialidades destacan una amplia experiencia en Asesoría Estudiantil, es formadora de líderes estudiantiles, se encarga de la organización y ejecución de actividades para la formación humana y profesional; además diseña y ejecuta de proyectos para el desarrollo social. Ella conversó con RSE TV acerca de la formación profesional y humana en términos de responsabilidad social que desarrolla la Universidad ESAN.

Ante el fenómeno de la globalización de los mercados, la continua evolución tecnológica y del conocimiento, la desregulación financiera, el cambio climático, problemas como la pobreza, situaciones de conflicto e inseguridad ciudadana; las empresas están considerando que si no se trabaja adecuadamente buscando o generando soluciones, van a ser victimas del tema social. En esta situación, el diálogo social, es un camino que permite conciliar los intereses de las empresas, con la sociedad y el gobierno.

La sociedad espera que la rentabilidad de las empresas sea obtenida dentro de los márgenes que la ley demanda, adoptando procesos y modos de comportamiento que estén de acuerdo a los intereses y aspiraciones de los grupos de interés.

En tiempos de continuas transformaciones, es importante que las empresas integren la responsabilidad social y ambiental a su estrategia de negocio, y así, desarrollen políticas de compromiso social y ambiental que puedan ayudar a mejorar su contexto competitivo o encuentren actividades, que iniciadas con un propósito de beneficio social,  generen un valor económico.

El uso de energía renovable y el reciclado, además de apoyar con el medio ambiente, pueden generar beneficios económicos, debido a una mayor eficiencia en la utilización de los recursos. Asimismo, la definición de políticas de recursos humanos que contemplen las convenciones y recomendaciones de la Organización Internacional de Trabajo y la declaración universal de los derechos humanos como el trabajo forzado y salud ocupacional; además de mejorar la calidad de vida de los colaboradores, pueden generar mejorar el clima laboral y por lo tanto, incrementar la productividad de la empresa.

Actualmente, ya existe una tendencia adoptada por las empresas, a desarrollar informes de responsabilidad social, en los que se publica anualmente las actividades sociales y ambientales que realiza dirigidos a sus grupos de interés, con la finalidad de comunicar su accionar transparentemente. KPMG, en su estudio de la situación de responsabilidad social del 2011,  resaltó que cerca del 95% de las 250 grandes empresas del mundo, realizan informes de Responsabilidad Social, en comparación con el 80% en el 2008.