GOBIERNO DE HUMALA INVIERTE S/.360 MLLS. EN COLEGIOS DE ALTO RENDIMIENTO

De los 584.000 jóvenes de 15 años que hay hoy en el Perú, tan solo 156 pueden resolver un problema matemático de máxima dificultad de la prueba Pisa. En Singapur, por el contrario, son 10 mil de un total de 50 mil de esa misma edad los que lo pueden hacer. Con estas sorprendentes cifras, el ministro de Educación, Jaime Saavedra, evidenciaba, ante los más de 400 ejecutivos reunidos hace unos días en la Cumbre Empresarial de la Alianza del Pacífico, la grave situación que atraviesa la calidad de la educación en el Perú.

Ante esta lamentable realidad, tanto el ministro Saavedra como el propio presidente Ollanta Humala han reiterado las últimas semanas que el Gobierno continuará apostando por implementar un colegio de alto rendimiento (COAR) en cada región del país. Y la meta está cerca. Con una inversión de más de S/.360 millones, hace dos semanas el Ministerio de Educación (Minedu) firmó convenios con diversos gobiernos regionales con el objetivo de implementar los COAR en Apurímac, Cajamarca, Huánuco, Loreto, Madre de Dios y Ucayali para que se sumen a las 14 regiones donde estas escuelas ya funcionan.

El último viernes, se incorporó Lambayeque y esta semana se integraría a esta iniciativa Ica, por lo que para el próximo año se espera que estas escuelas estén en plena actividad en 22 de las 24 regiones del país, en beneficio de más de cuatro mil alumnos.

EDUCACIÓN DE PRIMERA
Inspirados en el Colegio Mayor Presidente del Perú (primer COAR del país), los colegios de alto rendimiento se basan en un nuevo modelo del servicio educativo que se diferencia radicalmente del resto de las escuelas públicas. Estas diferencias se encuentran, por ejemplo, en que los COAR se concentran en atender solo el tercer, cuarto y quinto grado de educación secundaria, bajo la modalidad de internado. Además, cuentan con una malla curricular especial y con una plana docente de primer nivel.

COAR

Para Marilú Martens, actual coordinadora de los COAR, una de las principales fortalezas de este sistema es su plan de estudios. Al respecto, señala que los cursos que se siguen en los COAR no solo obedecen al currículo nacional, sino también al diploma de bachillerato internacional, programa que, al ser reconocido en el ámbito mundial, permitirá a los estudiantes postular a las mejores universidades del mundo al finalizar sus estudios.

Para ello, Ramiro Febres, quien fuera coordinador pedagógico de estas escuelas hasta marzo de este año, explica que en el primer semestre todos los alumnos están obligados a pasar por una nivelación académica que les permita seguir satisfactoriamente el bachillerato.

Asimismo, los alumnos, al vivir en estos colegios, tienen clases de lunes a sábado con una malla curricular de más de 60 horas semanales. Las horas de estudio se dividen entre los cursos regulares (matemáticas, historia, ciencia, etc.), los electivos (idiomas extranjeros, danza, música, oratoria), inglés (diez horas) y asesoría personalizada (tres horas). Al mismo tiempo, el programa les cubre todos los servicios como alojamiento, alimentación, tópico, lavandería y, en algunos casos, hasta peluquería.

Los profesores de estos centros son sometidos a un riguroso proceso de selección en el que se evalúa la experiencia en docencia, formación académica y su especialidad en distintos campos profesionales como medicina, ingeniería, derecho, entre otras profesiones, además de ser constantemente capacitados y evaluados.